El Trading ha cambiado mi vida

Y así como bien dice el título de éste primer blog, el trading ha llegado a cambiar mi vida de una manera que no puedo describir. No solo la ha cambiado en el aspecto financiero, sino también que el Trading ha conseguido sacar de mi interior una persona que no conocía. Y de cierta manera sonará algo irónico lo que digo, pero resulta que gracias al Trading y la especulación en los mercados bursátiles y extra bursátiles como lo es el Forex y Futuros, he comprendido que para poder obtener algo, primero hay que llegar a ser. Es decir, no puedes ser millonario, sin antes desarrollar hábitos y actitudes que te acerquen a ser millonario. De igual manera, no puedes ser un Trader rentable, sin primero ser una persona apta y capaz de entender que este mercado no lo controlamos y, por ende, tenemos que dominar en un 100% las cosas que, sí hacemos, como lo es el riesgo, la entrada y salida de una operación y sobre todo las emociones (cosa con la que trabajo diariamente). Por tanto, el trading ha cambiado mi vida, cuando descubrí que era un Proceso y no algo momentáneo o instantáneo como te lo suelen vender.

            Este proceso de llegar a “ser” antes de obtener, se me simplificó al elegir un buen mentor y un equipo que literalmente pudo entender mis necesidades, personalidad y de una manera simple demostrar que, para ser rentable en trading, NO hace falta el mejor indicador, o la estrategia perfecta, mucho menos largas horas frente a la computadora haciendo backtesting o todas esas teorías populares que se profesan en todas partes. Se dieron a la tarea de sencillamente explicar unos principios incondicionales, que me ayudaron a entender que esto no es cuestión de saber más que otros, si no, de tener buenos hábitos y que hay que ser capaz de utilizar la Lógica. Claro que, para poder utilizarla, primero hay que entenderla y ahí es donde entra Luis Morelos y el equipo de FxLogos a mi historia. Explicar la Lógica del Trading de manera sencilla y muy clara fue fundamental para que mi proceso como trader fuera uno más corto, pero sobre todo duradero.

¿Cómo llegué hasta aquí?

Esa pregunta tiene mucha historia que difícilmente se cuenta en unas palabras. Pero puedo mencionarte que el 2016 fueron 365 días que cambiaron mi vida para siempre. Ya llevaba 4 años viviendo en Estados Unidos en el estado de la Florida, cuando justo a comienzos de año había alcanzado una de las posiciones más altas de la compañía para la que trabajaba. Ese año compré mi casa, un carro del año y de cierta manera me sentía realizado, supuestamente había logrado lo que desde joven había soñado. Durante ese tiempo, sorpresivamente me contactaron para ofrecerme una posición en otra compañía. Tendría un mejor salario y las horas de trabajo eran muchísimo menos, por lo que rápidamente sin dudar acepté esa nueva oportunidad. Me casaba a finales de diciembre, por lo que los preparativos y sobre todo el dinero fueron moviéndose poco a poco a esa nueva meta. Todo marchaba en orden, todo era perfecto, hasta que luego de 2 meses trabajando para la nueva compañía, vino la noticia de que estaban en banca rota y ya no podrían pagarme más.

Todo el éxito que supuestamente habría cosechado, se derrumbo en segundos. Esa misma tarde mientras conducía de regreso a mi casa, la única pregunta que llegaba a mi cabeza era: ¿Cómo vamos a pagar todas las deudas? Como mencioné antes, ya tenía una casa, carro, préstamos personales, préstamos estudiantiles, entre otros. Todo eso representaban el 85% de mi salario. Ahí me di cuenta que los títulos universitarios y la experiencia vivida jamás me prepararon o me enseñaron sobre la educación financiera y todo lo que representa.  

¿Qué hago?

Era la pregunta más recurrente durante el principio del 2017. Por lo que mientras me pagaban por literalmente hacer las transacciones de cierre de la compañía, aproveché ese tiempo para buscar en internet múltiples ideas de ingresos (entre ellos ingresos pasivos) y de seguro otro trabajo. En esa búsqueda y lectura constante de libros con temas de libertad financiera, encontré la especulación en los mercados bursátiles. Este tema de primera me llamó tanto la atención porque justo en esa búsqueda veía videos en YouTube de personas que lograban hacer miles de dólares en tan solo varios minutos. Veía la famosa idea de la libertad de tiempo, espacio y libertad financiera que tanto se profesa en este mundo y que tanto necesitaba. Invertía largas horas viendo videos de operaciones que eran en “vivo” y como ganaban al final del día $5,000 dólares sin mucho esfuerzo. Veía como vendían la idea de viajes a lugares exóticos en el mundo, carros exóticos, cero preocupaciones y sobre todo felicidad.

Ese mundo, esa “idea”, ese movimiento de un posible ingreso rápido y fácil me hizo adentrarme en el mundo del Forex.

Llegué a Forex porque en comparación con otros, era un mercado de 24 horas, y obviamente mientras trabajaba no podía estar muy al pendiente de las gráficas. No obstante, al llegar a mi casa podía hacer operaciones. Estudie muchas cosas, invertí muchas horas de mi vida tratando de encontrar alguna receta o estrategia que dijera precisamente cual era la manera de hacer miles de dólares en tan solo unos minutos. Todo era confuso y frustrante, ya que había información por todos lados. No importaba lo que encontrara, siempre había algo “nuevo” que aprender, pero de cierta manera refutaba lo que ya había aprendido o también le añadía más complicaciones de las que tenía que estar pendiente. Pero mi búsqueda no paraba, necesitaba hacer dinero para pagar mis deudas. Aprendí sobre el análisis técnico al igual que el fundamental, estudié sobre el chartismo y todas esas ideas o teorías que profesaban con patrones y símbolos. En tanta búsqueda me di cuenta al final, que todos hablaban de lo mismo que no me hacía sentido, la misma fórmula matemática que no me brindaba ningún resultado, solo frustración. Honestamente, no había Lógica detrás de tanta información.

¿Cómo comprendí la Lógica del Trading?

Mi esposa sabia de mi preocupación y mis ganas de lograr esto del trading, por lo que en esa búsqueda se topó con un video de Luis Morelos, donde hablaba del condicionamiento en la enseñanza y como estos promueven las mismas ideas y mantienen a la masa o personas en un ámbito de víctima del sistema. De primera, era algo nuevo y diferente por lo que me llamó la atención conocer más de su forma de ver el mercado e incluso la vida. Vi su historia en el trading y múltiples videos que llenaban más mi confianza en lo que hablaba. En aquel entonces comencé en un nuevo trabajo (mi actual empleador) con una compañía que me pagaba similar a la anterior. Ya no se trataba de dinero, ahora más que todo era tiempo. Era alcanzar la libertad financiera, tener más tiempo con mi familia, menos viajes laborales, menos horas de trabajo fuera de casa, era sencillamente alcanzar la meta del trading y sus oportunidades y brindarles a los míos una mejor calidad de vida, donde yo estuviera presente y no en un trabajo por largas horas. Operaba cuentas demo, de múltiples cantidades de dinero y todas las había quemado sin importar cuan grandes o pequeñas eran. Recuerdo haberle enviado un email a Luis preguntando sobre las oportunidades de mentoría o enseñanzas en trading, dialogamos algunas horas por teléfono sobre lo que ofrecían en FxLogos y una vez tuve la oportunidad de ahorrar el dinero tomé su entrenamiento. Decidí tomarlo porque veía honestidad en sus palabras y cuando hablaba de las mismas cosas que los demás, lo hacía con una visión totalmente diferente.

¿A dónde he llegado?

Luego de la mentoría y de empezar a ver resultados diferentes a los que había tenido en un pasado, me di cuenta que este mundo no era el de abre una cuenta hoy, mañana viaja el mundo o se millonario. Me di cuenta que era un Proceso como cualquier otro en la vida, donde primero se gateaba para luego caminar y con varias caídas y una que otra lagrima, ser capaz de correr.

El trading no es una actividad final, comprendí que más que todo es un puente que cruza entre las barreras financieras y los sueños. El trading me ha permitido un ingreso adicional muy similar a lo que mi empleador hoy me paga. No soy millonario, pero luego de dos años te puedo decir que he reducido mis deudas significativamente. Logré el saldo de mi carro en 2 años y tres meses a diferencia de 6 años por los que originalmente era el préstamo. Poco a poco he empezado a disminuir gastos fijos a través de saldos de cuentas, tomar vacaciones sin preocuparnos en el dinero y dejar las discusiones de pareja por el factor económico (te aseguro que mucho antes del trading, eran muy comunes en mi casa).

El trading como ya te mencioné, me ha hecho conocerme mejor como persona, me ha enseñado a ser paciente, sabio y responsable de las decisiones que tomo. Aquí no hay un jefe o alguien por encima de ti que te diga que hacer o no hacer, cuáles son las expectativas para el día o semana y el tiempo en el que se debe cumplir. En este mercado todo depende un 100% de ti y de tu capacidad de querer lograr algo totalmente diferente a lo que las masas logran. De adentrarte en un mundo para el cual el sistema educativo y laboral no te prepara y dentro del sobrevivir. Es una actividad que llena de alegría y placer, pero que cuando la empiezas te darás cuenta que hay muchos lugares que ofrecen información y como me pasó a mí, seguramente te confundirás y no sabrás que información es mejor que otra. Así mismo, muchas personas te darán la espalda, muchos se preocupan y te dicen que vas a perder más dinero del que no tienes. Algunos, en muchas ocasiones muy cercanos a ti, verán que empezando tus ganancias no necesariamente serán muy significativas, y te dirán que no hace sentido, que es más fácil buscar subir de posición en el trabajo o seguramente conseguirte un mejor trabajo. Todo eso me paso a mí, esa presión a veces familiar o de amistades estuvo muy presente en todo este proceso. Todo ese bombardeo de información estuvo muy latente, hasta que luego del tiempo y con buena mentoría empiezas a ver resultados, al igual que otros (que de seguro no te apoyaron al principio) lo hacen y todo cambia.

Hoy les garantizo que vivo en total agradecimiento con la vida por esta oportunidad. Si me preguntas o te preguntas la respuesta es No, aun no vivo del trading, no obstante, voy encaminado en un 100% a vivir de las oportunidades que este me ofrece. Vivo encaminado a no preocuparme nunca más por el dinero y la falta de él en momentos difíciles de la vida. Vivo encaminado a conservar la visión de mundo que me ha ofrecido y a no ser nunca más víctima del sistema. A siempre tener como proveerle a mi familia lo mejor posible, calidad de tiempo, y sustento. De igual manera a conservar la amistad y vínculos personales con personas que en ocasiones por falta de tiempo no visitamos ni hablamos. Ahora soy capaz de operar cualquier mercado no solo Forex o Futuros. Al final del día, te darás cuenta que se trata de uno y no de una estrategia o indicador, o análisis técnico o fundamental. Se trata de ti y de los hábitos que tengas como persona a la hora de operar y como utilizar la Lógica del Trading a tu favor.